Camino castillejos, 6 952 30 61 26 info@avlaunidad.es

Compra cerca, siente tu barrio

Image

Desde la Asociación de Vecinos La Unidad damos comienzo a una campaña de apoyo al comercio local denominada "Compra cerca, siente tu barrio", donde animamos a que la primera opción de compra sea en tu barrio. Te garantizamos que te sorprenderá.

Hemos realizado un mapa donde ubicamos todos los establecimientos y comercios que están situados dentro de la zona de actuación de la Asociación, es decir en los barrios Nueva Málaga, Los Millones, Los Castillejos y el Parque del Norte

Al pinchar en cada punto se abrirá toda la información que nos haya proporcionado previamente ese negocio. Horarios, teléfonos, enlaces a web y redes sociales, etc. De esta forma damos mayor visibilidad a la gran oferta que existe en nuestro barrio.

Avance entrevista Canal Málaga

Reportaje íntegro en Canal Málaga

Reportaje campaña Canal 7 TV Málaga

Queremos poner en valor los beneficios del comercio de proximidad y te explicamos las 7 ventajas fundamentales que nos proporcionan los establecimientos de barrio.

  • Cercanía

El comercio de barrio es el que conocemos de toda la vida. Detrás del mostrador están nuestros conocidos, nuestros vecinos, familias que mantienen sus negocios incluso desde hace varias generaciones. Personas que llaman a sus clientes por sus nombres y que se desviven por ofrecer siempre lo mejor. Conocer al comerciante te ayudará a tomar mejores decisiones. La experiencia de compra con alguien a quien conoces bien siempre tendrá valor añadido.  

  • Atención al cliente: trato personalizado y especialización

El comerciante local solo vende productos que conoce bien y en los que cree. Probablemente lleva muchos años vendiéndolos y se ha convertido en un experto en ellos, por eso se implica personalmente en explicar sus beneficios a sus clientes, asesorando y dedicando tiempo y mimo a cada uno de ellos. Un trato cálido y humano que va ligado a otro de los valores principales del comercio de proximidad: la confianza. El vínculo con el cliente es el mayor activo del pequeño comerciante. Ellos se esforzarán por darte el mejor producto para tus necesidades en cada momento y conocen perfectamente su oferta porque la elaboran ellos mismos.

Nada como ir a una frutería en la que te avisan de que la semana que viene llegan los nísperos, tu fruta favorita, o la dependienta de la tienda de cosméticos que te aconseja qué crema va mejor a tu tipo de piel, por ejemplo.  

  • Sostenibilidad y proximidad

La proximidad hace que sea un comercio sostenible, ya que permite que el consumidor pueda ir a pie, reduciendo así el gasto en el traslado y las emisiones provenientes de distintos medios de transporte y disminuyendo de manera decisiva nuestra huella sobre el medio ambiente. Por otro lado, muchos tenderos apuestan por el producto local, de manera que también se evita que la mercancía venga de lejos y contamine durante su transporte.

A esta ventaja añadimos que la cercanía facilita el acceso a determinados colectivos, especialmente la tercera edad, mejorando así su calidad de vida.

  • Genera riqueza y empleo local

Con ellos se fomenta la actividad emprendedora de pequeños empresarios y autónomos y genera miles de empleos, contribuyendo de esta forma a la riqueza y la recuperación local. Los comercios mejoran el barrio. Además, pone a disposición de los ciudadanos principalmente mercancía de productores locales. Los pequeños comerciantes conocen de primera mano a estos productores, lo que ofrece una garantía de calidad añadida.

  • Contribuye al equilibrio y mejora de la economía doméstica

Las compras en los comercios de proximidad se ajustan más al presupuesto de los consumidores, ofreciéndoles lo que necesitan en cada momento, sin incitarles a que compren más de lo inicialmente previsto.

Saber que lo que se necesita está siempre a nuestro alcance nos salva de tener que acumular productos —con el riesgo de que nos caduquen, por ejemplo— o de hacer compras excesivamente grandes. Además, evitamos ciertas técnicas de marketing excesivamente agresivas que se utilizan en grandes superficies comerciales para incitar a que compremos más de lo que necesitamos. Claro que los pequeños comerciantes recurren a estrategias de venta. Pero lo hacen con los productos de mayor necesidad y, dado que su principal ventaja es la proximidad, no pretenden que hagas una compra para un mes, sino que vuelvas con frecuencia.

  • Diversidad

El comercio de proximidad hace que cada barrio se convierta en una mezcla de distintos establecimientos, especializados cada uno de ellos en un tipo de producto, que hacen que los vecinos encuentren todo lo necesario en un radio de unas pocas manzanas.

Las características y singularidad de las tiendas se convierten en una seña de identidad muy importante en nuestro barrio. Lo que ofrecen es a menudo difícil de encontrar en los grandes centros comerciales, todos bastante parecidos en cuanto a oferta y formato. En una gran superficie no suele haber artesanos, ni marcas locales, ni pequeños productores.

  • Hace barrio y da seguridad

Tampoco hay duda de que estas tiendas animan y dan vida al barrio, generando tráfico peatonal en el mismo. Pasear por las calles de tu barrio encontrando a cada paso lo que necesitas es un lujo que deberíamos valorar. No hay nada más triste que pasar por una zona que antes estaba llena de vida gracias a la actividad comercial y que hoy está desierta tras el cierre de establecimientos.

Además, el comercio local contribuye a la seguridad en nuestras calles, manteniéndolas iluminadas día y noche, y evitan la degradación del barrio.